28/9/17

Las bloggers también lloran


El título del post de hoy que suena a novela pero trata de un tema delicado por lo que muchos personajes destacados de las redes sociales están pasando, aunque actualmente se usa el término “influencer” para referirse a quienes por la cantidad de seguidores que tienen influyen de alguna manera en las decisiones de estos, llorar y confesarse es un tema que últimamente se  está volviendo recurrente entre blogueras y youtubers, protagonizar vídeos con confesiones personales o contar el mal momento por el cual están atravesando porque su salud emocional se ha visto perjudicada por la presión que ejercen las redes sociales de las cuales muchas veces no se desconectan por cumplir con sus seguidores.



Es normal ver los canales de los “influencers” plagados de lugares paradisíacos, experiencias fuera de serie y en general creemos que tienen una vida soñada o que viven en una constante bonanza y que nada malo les puede suceder, cuando en la realidad, el tener un espacio público no te hace inmune a pasar por malos momentos como cualquier persona, para ellos voy a citar los casos que mas han llamado la atención pero si buscas en la red podrás encontrar muchos más casos de este fenómeno social.

***

The title of today's post that sounds like a novel but deals with a delicate subject so many prominent social media characters are going through, although currently the term "influencer" is used to refer to those who by the amount of followers they have influence somehow in their decisions, crying and confessing is an issue that is lately becoming recurrent between bloggers and youtubers, starring videos with personal confessions or telling the bad moment that they are going through because their emotional health has been harmed by the pressure exerted by the social networks of which they often do not disconnect by complying with their followers.

It is normal to see the channels of the "influencers" plagued by paradisiacal places, experiences out of series and in general we believe that they have a dream life or that they live in a constant bonanza and that nothing bad can happen to them, when in reality, to have a public space does not make you immune to bad times like any person, for them I will cite the cases that have caught the attention but if you search the network you will find many more cases of this social phenomenon.


El caso de Michelle Phan
Hace poco leí sobre el retiro y el retorno de la archiconocida youtuber Michelle Phan quien dejó su cuenta de Instagram por cerca de una año después de haber tenido una mala acogida una línea de cosméticos que había lanzado y otros temas personales que ella se encargo de aclarar a su retorno en un extenso vídeo. Según lo que leí llegó un momento en que se sentía tan mal que ya no encontraba motivación para levantarse cada día y tener que sonreír frente a la cámara, en palabras de la propia Michelle: “Quien era frente a la cámara y quien era en la vida real comenzaron a resultarme desconocidos. El dinero puede sacar lo peor de la gente, y yo no era una excepción. Mis inseguridades trajeron lo peor de mí. Me volví prisionera de mi propia vanidad, y nunca estaba satisfecha con mi imagen. La vida que dirigía online estaba perfectamente dibujada, pero en realidad, estaba creando cuidadosamente la imagen de la vida que quería, no de la que tenía”. 

“Dicen que el dinero compra la felicidad, pero todos los sueños llegan a su final” Suenan fuertes estás palabras pero hasta cierto punto tiene razón y hasta le encuentro sentido, creo que cuando eres joven y vives demasiado rápido o alcanzas tus metas en menos tiempo de lo que habías programado, si no tienes la parte emocional bajo control, la sensación de vacío y desmotivación puede aparecer, rodearse de personas que sean un soporte para cuando ese momento llegue es importante.


***

The case of Michelle Phan
I recently read about the retirement and return of the well-known youtuber Michael Phan who left his Instagram account for about a year after having had a bad reception a line of cosmetics that had released and other personal issues that she was responsible for clarifying to his return in an extensive video. According to what I read, it was a moment when she felt so bad that she could not find the motivation to get up every day and have to smile in front of the camera, in the words of Michelle herself: "Who was in front of the camera and who was in the real life began to be unknown to me. Money can bring out the worst in people, and I was no exception. My insecurities brought the worst of me. I became a prisoner of my own vanity, and I was never satisfied with my image. The life I ran online was perfectly drawn, but in reality, I was carefully creating the image of the life I wanted, not the one I had."

"They say that money buys happiness, but all dreams come to an end" They sound strong are these words but to some extent it is right and even I find sense, I think when you are young and you live too fast or you reach your goals in less time of what you had programmed, if you do not have the emotional part under control, the feeling of emptiness and demotivation can appear, surrounded by people who are a support for when that moment arrives is important.


El caso de Aimee Song
También está el caso de la famosa influencer Aimee Song quien en medio de uno de sus vídeos de la Semana de la Moda en París rompió en llanto porque ya no podía más con la presión que sentía de seguir aparentando una vida perfecta solo para complacer a sus seguidores, aunque ella ha descartado la presencia de depresión y al día de hoy asegura estar superando esta etapa, llegó un momento que la presión que le genera el exponer su vida constantemente exploto llegando a expresarse de esta manera: “Lo más complicado en lo que respecta a ser bloguera o mostrar mi vida al exterior es fingir siempre que estoy contenta […] A veces me siento tan triste y tan rota por dentro… Especialmente en los últimos tiempos siento más tristeza cuando estoy con gente porque la vida de todo el mundo parece tan perfecta… pero luego me doy cuenta de que probablemente es lo que pensáis vosotros sobre mi vida, así que por eso quería compartir esto”

No cabe duda que vivimos actualmente en un mundo obsesionado por proyectar perfección en nuestras vidas, donde dejamos de disfrutar de las cosas más simples de la vida que muchas veces son las que nos sacan una sonrisa y nos generan bienestar emocional, con esto queda claro que tener millones de seguidores no te dará la felicidad que muchos piensan, las redes sociales pueden crear una adicción que si no es controlada a tiempo puede desencadenar en depresión o desmotivación por la vida, por eso tratemos de usarlas con mesura y no nos olvidemos que si levantas el rostro de tu Smartphone hay un mundo de posibilidades por explorar en la realidad y que las personas del mundo real esperan por ti, por tu compañía, una conversación con tus amigos puede marcar la diferencia para tener los pies en la tierra, de vez en cuando es bueno desconectar y disfrutar del mundo real.¿Que opinas de este tema? Cuéntame en los comentarios.

***

The case of Aimee Song
There is also the case of the famous influencer Aimee Song who in the middle of one of his videos of the Fashion Week in Paris burst into tears because he could no longer with the pressure he felt to continue to appear a perfect life just to please his followers, although she has ruled out the presence of depression and to this day claims to be overcoming this stage, came a moment that the pressure that generates the exposure of his life constantly exploded coming to express itself this way: "The most complicated in what about being a blogger or showing my life abroad is pretending whenever I'm happy [...] Sometimes I feel so sad and so broken inside ... Especially in recent times I feel more sadness when I'm with people because the life of the world seems so perfect ... but then I realize that probably is what you think about my life, so that's why I wanted to share this "

There is no doubt that we live in a world obsessed with projecting perfection in our lives, where we stop enjoying the simpler things in life that are often the ones that give us a smile and generate emotional well-being, with this it is clear that having millions of followers will not give you the happiness that many think, social networks can create an addiction that if not controlled in time can trigger in depression or demotivation for life, so try to use them with moderation and let's not forget that if you raise the face of your Smartphone there is a world of possibilities to explore in reality and that people in the real world are waiting for you, your company, a conversation with your friends can make a difference to have your feet on the ground, for once in when it is good to disconnect and enjoy the real world. What do you think of this topic? Tell me in the comments.

22 comentarios:

  1. Ostras, pues debo confesar que no sabía el caso de estas dos mujeres, Michelle y Aimee, pero entiendo que tener que fingir siempre que todo es maravilloso, tener que mostrar tu vida, tu todo frente a las personas que te siguen de verdad supone una gran presión, no querría yo eso para mi, la verdad!

    ResponderEliminar
  2. Yo hace tiempo que dejé de seguir a las influencers, de cuando empecé en este mundillo a ahora han cambiado mucho...Y obvio que la vida de nadie es perfecta y no se puede estar sonriendo todo el día...bss!

    ResponderEliminar
  3. Rebeca, this was really interesting. What is displayed on blogs and youtube is sometimes not what really is going on in that person's life. There can be sadness behind the screen. Thanks for sharing their stories. I was unaware.
    http://www.averysweetblog.com/

    ResponderEliminar
  4. Yo no sigo a ninguna influencers. No las veo naturales y solo siento que quieren recoger atención de la gente para sentirse bien ellas mismas, lo veo todo tan falso. Da una imagen que no es real. Gracias por la entrada tan interesante. Besos.

    ResponderEliminar
  5. No conocía el caso de Michelle Phan ni de Aimee Song pero lo que esta claro es que todo el mundo en algún momento de su vida sufre ya sea por trabajo, familia, amigos, la vida no es perfecta, no podemos estar siempre posando, ni conectados, estoy de acuerdo contigo en que de vez en cuando está bien desconectar y volver a la realidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Las redes pueden ser demasiado exigentes pero en verdad somos nosotras con nosotras mismas las que nos obligamos a dar más de lo que podemos, mucho más!
    Besos desde JustForRealGirls

    ResponderEliminar
  7. No conocía a ninguna de las dos.. pero si es verdad que sigo a otras muchas influencers que siempre estan intentando sacar solo la parte buena de toda su vida, cuando en realidad son personas tan reales como nosotras y que tienen que tener también sus momentos malos... A mi la verdad es que me fascina todo lo relacionado con las redes sociales, si o no me habría hecho bloguera y creado un canal de youtube, pero si es verdad que hay que tener cuidado porque puede llegar a ser un arma de doble filo. BESOS

    ResponderEliminar
  8. Como en todo hay que marcar un límite. Ser influencer no deja de ser un trabajo y como tal hay que tomarlo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Rebeca, que interesante entrada, lo de las influencers creo que es un arma de doble filo, al final no sabemos que cosa es real y cual no, y un paso en falso y son destrozadas, yo prefiero ver a las chicas naturales y que día a día nos demuestran que podemos salir adelante sin excesos niexigencias de más
    Un beso !

    ResponderEliminar
  10. No conocía a ninguna de estas dos influencer, pero estaba claro que también lloran son personas reales con problemas como todo el mundo y sobre todo con sus profesiones es normal que tengan tantas presiones ya que las esigen mucho.

    ResponderEliminar
  11. Hola hermosa, me parece muy interesante esto que planteas y es que no puedo estar más de acuerdo en que la vida de muchas chicas parece perfecta porque vayan a eventos, las quiera la cámara y sean referentes de moda o de belleza pero para mí la vida es mucho más que eso. La vida real son tus amigos aunque no les guste el maquillaje, es tu familia, tus hijos y una vida más allá de eventos, cupcakes y marcas de lujo. A todas nos gusta un poquito de vanidad pero desde luego ni expongo ni expondría mi vida de esa manera, muaks

    ResponderEliminar
  12. La verdad me ha parecido muy buen post, mucha gente proyecta una super vida perfecta y todas sufrimos, nadie se escapa.

    ResponderEliminar
  13. Desearía que este post sirviera de ejemplo a muchas de las "influencers" que exponen su falseada vida en la red y son dependientes de la opinión de sus seguidores. Magnifico post!

    ResponderEliminar
  14. Ufff yo creo que todo viene en su constante medida. He visto varios de estos casos, pero todo eso es por la falta de equilibrio, para mi gusto, aunque realmente no podría saberlo, ya que afortundamente no soy ni pretendo ser influencer.
    Gracias por la entradae

    ResponderEliminar
  15. Seguí el caso de estas y otras youtubers y bueno, aunque entiendo el cansancio mental que lleva cualquier trabajo en el que estás de una u otra forma de cara al público, peor es estar en unos grandes almacenes horas y horas atendiendo a gente maleducada, espero que no sea una moda y les deseo lo mejor

    ResponderEliminar
  16. Hola! En mi caso no sigo a ninguna influencers, por las mismas razones que planteas auieren mostrar una vida perfecta y es todo lo contrario, existen muchos más casos de lo que muestras aquí yo no sigo ninguna influencers porque pienso que de alguna manera u otra terminan afectando a sus seguidores, muchas gracias por la entrada a la verdad es que es muy interesante. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Las personas consiguen lo que se proponen, eso ganan las influenciers cuando tratan de aparentar que lo tienen todo en la vida, es obvio que no haber, pero la población en general ama las mentiras que luego se caen a pedazos, no obstante, esto no es solo en ellas que sucede: todos los que se clavan en el trabajo terminan así: fingiendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Desconocía el caso de ellas, pero si conozco el caso de varias personas que después de dar publica su vida en redes sociales llega el momento donde sienten tanta presión por complacer siempre a sus seguidores que llega el momento donde se tienen que dar un descanso porque la presión es mucha, siempre he dicho que uno al exponerse esta expuesto a todo, y cuando se tiene gran cantidad de seguidores se aumenta el compromiso de complacerlos siempre, pero no todos saben como manejar esa presión, siempre es bueno tratar de buscar la manera para no llegar a caso extremos

    ResponderEliminar
  19. Hola preciosa!
    Me ha encantado el post, hay que proponérselo siempre para conseguir lo que queremos solo con nuestro esfuerzo podemos conseguirlo. Estoy a favor que cada uno en las redes sociales lo haga como quiera, a mi no me gusta mostrar una vida perfecta pero tampoco muestro mi vida personal porque creo que no le gusta a nadie, a nadie le gusta ver penas, llorar etc... yo la primera, nos gusta ver gente riéndose y feliz porque lo necesitamos, pero entiendo que somos personas y a veces nos derrumbamos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola guapa! Me ha gustado mucho tu entrada. No conocía el caso de estas bloggers pero si que he visto casos similares. Supongo que lo que la gente quiere ver es algo "perfecto", algo bonito, alegría y todo color de rosa, supongo que nadie quiere ver las penas o problemas de otras personas porque cuando entran en una cuenta es para evadirse de sus propios problemas..., pero hay que entender que detrás de esos perfiles y de esas fotos perfectas hay personas reales con sus problemas.

    ResponderEliminar
  21. Muchas egobloggers llevan una vida de fantasía de la que de vez en cuando también es importante desconectar.
    Leí él caso de dulceida tras él suicidio de Celia fuentes y comentaba que realmente hay que saber separar ambas partes y obtener lo mejor de cada una sin llegar a creerse la falsa vida d perfección que llevan

    ResponderEliminar
  22. Qué buen tema! La verdad quedé boquiabierta. Obviamente desconocía el caso de estas chicas y pienso que uno debe saber manejar la exposición. Cuando uno de comienza a percatar de que algo no anda bien no hay que callarlo porque a la larga nos hace muy mal y también a nuestro entorno. Yo creo que para este decidida a exponer la vid hay que saber renunciar a ciertas cosas y mentalizarse de como v a ser. Más con estos ejemplos.

    ResponderEliminar

Urbanikomentarios.

recent posts